Explorar el mundo en solitario

Todos necesitamos un descanso. ¡Tomar un descanso del trabajo, un descanso de la escuela, un descanso de la rutina diaria y de todas las personas que nos rodean! Aunque amamos a nuestras familias, a nuestros compañeros, amigos y colegas y nos gusta pasar tiempo con ellos, todos necesitamos algo de tiempo con nosotros mismos, nuestros pensamientos y sentimientos.

Alguien puede decir que viajar solo es una moda del siglo XXI lanzada por un grupo de millenials egoístas que no han tenido la suerte de encontrar a su verdadero amor. Entonces decidieron dedicarse completamente a … ellos mismos. Estamos seguros de que habrá algunos ejemplos de este tipo, pero dudamos de que todos sean así y que viajar solo sea un mero entretenimiento temporal para jóvenes profesionales que no saben qué hacer con su tiempo libre. Hay una razón por la que los viajes en solitario se han vuelto tan populares y no se trata de la moda, sino más bien del deseo de conocernos, de superar nuestros miedos y encontrar la paz en nosotros mismos.

 

El tiempo de “ellos, usted y nosotros” se acabó.

Parece retórico, pero esta era es una carrera jadeante, rápida y particularmente exigente. Debemos cumplir con los plazos en el lugar de trabajo, satisfacer siempre los deseos de el/la partner, cuidar de nuestras familias, debemos cumplir con las expectativas de la sociedad, ser exitosos, ser felices e lo suficientemente interesantes para adaptarnos al mundo actual.

El sistema ha estado funcionando así durante siglos. Siempre hemos tenido que trabajar para alguien, nunca tuvimos la oportunidad de vivir nuestras vidas, la vida se basaba en el sacrificio, en lo que podemos hacer por el sistema, por los empleadores y por nuestros seres queridos.

Ahora que el mundo ha cambiado y que somos más independientes, deseamos ardientemente comenzar a conocernos a nosotros mismos, anhelamos ser nosotros mismos. Y aquí es donde nos encontramos haciendo maletas y partiendo por nuestra cuenta, listos para ver el mundo con nuestros ojos, sin la influencia de otros. Durante mucho tiempo ha habido un tiempo “para ellos, usted y nosotros“, ahora es el tiempo “para mí.

 

Por eso deberíamos viajar solos

Viajar solo es una de las principales cosas que tienes que hacer para alejarse de un mundo que a veces nos abruma, pero también para conocernos mejor. ¿Cómo puedes apreciar a los demás cuando no puedes apreciarte a ti mismo? ¿Cómo puedes entender a tu pareja, tus hijos y tu familia cuando no puedes entenderte a ti mismo?

Pasar un tiempo solo, visitar los lugares que siempre quisimos ver, explorar lo que siempre hemos querido explorar, sin que los demás nos diga lo qué hacer o cómo comportarse es uno de los elementos fundamentales para encontrar la paz interior. El viaje en solitario nos enseña a estar seguros de nosotros mismos, nos enseña a ser independientes y estar preparados para enfrentar cada situación que la vida nos pone delante.

Viajar solo desarrolla nuestros sentidos. Por un momento no hay nadie que nos dé su opinión, nadie que nos habla, que nos pide o llama la atención. Por un momento, solo estamos nosotros, con los ojos bien abiertos, con nuestros cinco sentidos completamente inmersos en la entidad. Explorar el mundo en solitario nos enseña cómo superar los miedos: el miedo a lo desconocido, el miedo a la soledad, el miedo a descubrir quiénes somos realmente.

Viajar solo nos da el coraje de hacer lo que queremos. Por último, pero no menos importante: la gente comenzará a extrañarnos. La gente de la que hemos huido y la gente de la que somos hartos. Nos damos cuenta de lo mucho que realmente los amamos y de cuánto nos gusta pasar el tiempo con ellos. Así que nuestra misión de conocernos y encontrar el tiempo “para nosotros” está cumplida y podemos volver a casa, con un alma llena de paz.

 

Lenka

 

El autor es el fundador de www.wesolotravel.com